Mingas por el Mar: Enfrentando el Desafío del Plástico en Ecuador

Mingas por el Mar, un inspirador grupo de voluntarios y voluntarias comprometidas con la preservación del océano, ha estado liderando esfuerzos notables para sensibilizar y educar a la comunidad sobre la amenaza de los residuos plásticos y sus causas en el Ecuador. Fundada con un firme compromiso con la responsabilidad ambiental, la organización se ha convertido en un faro de esperanza en la lucha por la conservación marina y el cambio de hábitos de consumo.

Desde su inicio en 2016, Mingas por el Mar ha recorrido un camino apasionante hacia la conciencia pública y la acción concreta. Reconociendo la necesidad de líderes y lideresas que guíen el cambio, la organización se centró en brindar capacitación y apoyo a individuos dispuestos a ser catalizadores del cambio. Este esfuerzo ha llevado a la creación de 26 grupos activos en todo el país, que abarcan las regiones costeras, montañosas e insulares.

Uno de los hitos significativos de Mingas por el Mar llegó en 2018, cuando lanzaron un innovador programa de ciencia ciudadana. Al recopilar y analizar datos sobre los desechos recolectados en las «mingas» de limpieza costera, la organización buscaba identificar las fuentes raíz de la contaminación. Estos datos valiosos no solo sirvieron para informar a la comunidad, sino que también tuvieron un impacto directo en la legislación. Los resultados se presentaron en la Asamblea Nacional y contribuyeron al avance de la Ley Orgánica de Regulación de Plásticos de Un Solo Uso.

En 2019, Mingas por el Mar intensificó su enfoque político, trabajando incansablemente para abogar por la regulación más estricta de los plásticos y para garantizar un cumplimiento riguroso de las regulaciones existentes. Su influencia en la toma de decisiones políticas ha sido un componente esencial en la lucha contra la marea de plásticos desechables.

El reciente reconocimiento de la organización llegó en forma del Fondo Ñeque, que permitió a Mingas por el Mar implementar el proyecto «Quioscos de Comida de Villamil Playas Libres de Plásticos Desechables». A través de este proyecto, la organización ha logrado no solo remover residuos de las playas, sino también transformar la percepción de la basura. Mingas por el Mar ha reforzado la conciencia sobre el origen terrestre de la basura marina y ha movilizado a la comunidad para unirse en la limpieza y conservación de las costas.

La fundación también se ha esforzado en empoderar a individuos, brindándoles las herramientas necesarias para liderar acciones de limpieza y educación en sus propias comunidades. Su visión es clara: educar a las comunidades ecuatorianas sobre la crisis de los desechos plásticos y fomentar un cambio fundamental en la mentalidad hacia una cultura de «basura cero».

Mingas por el Mar se mantiene comprometida con su enfoque centrado en el empoderamiento individual, alentando a los ciudadanos a tomar medidas y llevar a cabo acciones de conservación en sus entornos locales. La organización sigue trabajando arduamente para promover el consumo responsable y para implementar proyectos que reduzcan drásticamente el uso de plásticos desechables en los lugares de comida de Villamil Playas.