Sinchi Warmi: Defensoras de la Naturaleza y los Derechos de las Mujeres en Acción

En el corazón de la resistencia y el cuidado ambiental, nace Sinchi Warmi, una organización comunitaria que ha estado trabajando incansablemente desde 2018 para proteger los territorios, aguas y la naturaleza. Fundada por un grupo de 23 personas comprometidas, esta iniciativa tiene un enfoque único: salvaguardar tanto los derechos de la naturaleza como los derechos de las mujeres.

La misión fundamental de Sinchi Warmi abarca diversos frentes. En primer lugar, se dedican a la defensa de los derechos de la naturaleza, buscando preservar la integridad de los ecosistemas que son esenciales para la vida en el planeta. Al mismo tiempo, su enfoque en el empoderamiento de las mujeres es evidente en cada una de sus actividades y proyectos.

Uno de los proyectos más importantes de Sinchi Warmi es «Warmi Muyu». A través de esta iniciativa, las mujeres de la organización canalizan su creatividad para diseñar joyería inspirada en la naturaleza. Cada diseño lleva el nombre de una ave, planta o elemento acuático, honrando la riqueza de la biodiversidad que rodea sus comunidades. No solo es una manifestación artística, sino también una fuente de ingresos para mujeres y jóvenes, brindando oportunidades económicas en un contexto donde la minería extractiva amenaza la sostenibilidad del entorno.

La labor de Sinchi Warmi se extiende más allá de la joyería, abarcando proyectos concretos para el cuidado y protección de la naturaleza. La reforestación de los páramos dañados por la minería es una de sus iniciativas fundamentales. A través de talleres y actividades comunitarias, la organización genera conciencia sobre la importancia del cuidado ambiental y los perjuicios causados por la extracción minera descontrolada.

El compromiso de Sinchi Warmi con la comunidad es visible en la ejecución de su proyecto «Importancia del cuidado y defensa/conservación del agua y la naturaleza en la comunidad de Río Blanco – parroquia de Molleturo». Los fondos obtenidos a través del programa Ñeque han permitido la realización de actividades vitales, desde el transporte y la alimentación en talleres hasta la adquisición de plantas medicinales de un vivero comunitario. Este apoyo ha fortalecido su labor, contribuyendo tanto a nivel social como ambiental.

Con la mirada fija en el futuro, Sinchi Warmi busca diversificar aún más sus actividades con la implementación de un proyecto de plantas medicinales. Su idea es extender su influencia a nivel nacional, compartiendo su modelo de emprendimiento en otros territorios. Participando en reuniones y talleres, han alzado su voz contra la actividad minera en la región, incluso elaborando un documento para instar al gobierno de China a reconsiderar la entrada de una minera en la zona de Río Blanco.

La protección de los páramos amenazados por la minería a través de generar autonomía, es otra meta clave: aspiran a establecer un fondo propio para gestionar sus actividades y crear una presencia en redes sociales y una página web. Esto no solo contribuirá a la difusión de su mensaje, sino que también educará y concienciará sobre la importancia de cuidar el agua y la naturaleza en un mundo donde estas cuestiones son cada vez más cruciales.